Última colmena. Última colmena. Última colmena.
Vino con sal gorda del Lord Pengallan y el Espermatozón Rodríguez.

sábado, 22 de diciembre de 2007

¿Dónde están esas abejas?

Cuando un gallego nace sus padres saben que las abejas acabarán zumbando por él. Aunque los felices progenitores no puedan llegar a vivir el tiempo necesario -ni el Lord Pengallan ni yo le deseamos esa suerte a ningún padre- como para escuchar a estas abejas bailar por sus retoños, no ignoran que los bichos saldrán zumbando de un momento a otro otro. Las abejas, por supuesto.
Y es importante recordarlo porque no sabemos que ocurre hoy en día con 'estos insectos tan fascinantes' (1). Se mueren, desaparecen o mudan en travestidos avispones asesinos. Puede ser el cambio climático, la extraordinaria tasa de residuos orgánicos que despiden minuto
a minuto nuestras alcantarillas a los ríos y mares o el aumento alarmante de la producción de esa chocolatina con relleno de miel siderúrgica en cuyo interior nunca dejan de aparecer dos o tres abejas. Y sí, también podrían ser los insecticidas pero como quiera que todos estos sabrosos productos cotizan en bolsa quizás prefiramos no averiguarlo después de todo.
La bolsa de Manresa, el mercado de Pekín y la Iglesia de Constantinopla están detrás de este lento asesinato. Su nombre es CONSPIRACIÓN.
¡Jejeje!, ese sustantivo impregnaría nuestro pequeño homicidio colectivo de un gran interés humano. La Televisión ganaría dinero, el futbolista tendría su foto y las abejas serían estampadas contra los muros de los museos de aquí a Estocolmo. No, la publicidad tampoco parece la solución. ¿Qué podemos hacer?

Tanto Antonio como yo, el Ismael mismo (2), nos quedamos asombrados el otro día -bueno, hace unos meses ya que seguimos así de asombrados y aún se nos nota en la cara- viendo un programa en la tele que trataba con gran agudeza este tema de la muerte. De la muerte de las abejas, claro.
El programa era
El escarabajo verde y el título de su emisión describe con sencillez el tema al cual se dedicó: "Un mundo sin abejas" . Apenados, al mismo tiempo encorajinados y sin dar con un curso de acción que pusiera fin a la desaparición de la apis melifera esa acabamos por hacer un tebeo. ¡Eh, tranquilos! No es el momento de gritarnos, pues desde entonces producimos menos basura y la reciclamos mejor. Encima tratamos de besuquear a toda cuanta mujer se nos pone por delante. ¿Qué más nos pueden pedir, señores? Ya, la paz en el mundo y el regreso a la parrilla televisiva de la telecomedia Get a life. Descuiden, mi socio trabaja en ello actualmente (sí, hoy mismo partía hacia Washington para arreglar lo de la paz en el mundo).
Al final lo hemos soltado, el Lord Pengallan y el Espermatozón juntos en una producción pornográfica de gran presupuesto... ¡Olvídenlo, ese proyecto no existe! Se trata de un sucio bulo lanzado desde las empresas tabaqueras internacionales y algunas grandes editoriales españolas para hundir nuestro tebeo.
Sí, hemos hecho una historieta de tres páginas motivados por el ocaso de la apis melifera aquella. Para ayudar, ya saben, sin que se note demasiado. Que para eso sirven las historias desde mucho años antes de que algunos artistas decidieran utilizarlas para encuadernar sus vómitos. La nausea, el gran pensamiento y todas esas cosas que fascinan aún a propios y extraños. Bueno, justo es reconocerlo, mucho más a los propios autores que a los autores extraños.
¡Uf, menudo charco! Charco de mocos. Ya nos dijeron que sería difícil, que no encontraríamos piedras en el camino sino imperturbables monolitos. Florecientes, cuadrados y completamente lisos monumentos a la nada.
Pues nada, aquí estamos para dejar un tebeo gratuito... "¡¡¡Sabandijas, ladrones!!!" Disculpen al dibujante es que tuve que obligarle a que dejará a su novia aparcada durante la realización de este tebeo y creemos que ha podido llevársela la grúa municipal. No se preocupen por él.
Última colmena, un tebeo gratuito del que yo como gallego (de esos ejemplares que parece que nunca hablen gallego) he quitado las abejas. Y al que Antonio (el Lord Pengallan) ha rellenado de lindas moscas, supongo que por la cosa de vivir aquí en Madrid o por una manía suya (la comunidad o el ayuntamiento, la televisión autonómica o el Atlético que no gana un partido... nadie lo sabe). Próximamente (3).

(1) Un copyright de sir David Azteumporrought gestionado por la Virgyn de Inglaterra del que nuestro blog ha adquirido recientemente su licencia española (estás en lo cierto, amigo lector, no será la última vez que hagamos uso de esta frase).
(2) Sí, el mismo. El que se recorre toda la blogósfera en un solo día desnudo y con los reales al viento. Ya sabéis, aquel que le dijo a Maribel Verdú eso tan famoso de "Tu a mí no me llevas a los Goya. Con esos pelos no...".
(3) Cuando se pueda o nos dé la gana.

1 comentario:

Ismael dijo...

Las imágenes no son de ninguna plataforma de misiles de la Otan. Son gallegas y se pueden encontrar en el enlace de Capítulo 0.

Última colmena. Última colmena. Última colmena. Última colmena.